Creatividad low cost: innovar en tiempos de crisis

4 Oct
Foto: Stock.xchng

Foto: Stock.xchng

¿Son las ideas más importantes que los recursos? ¿Puede una campaña low cost llegar a ser brillante? En mi opinión sí, y por eso la creatividad se ha convertido en un valor en alza en comunicación y social media: ahora podemos llegar a casi cualquier parte y para ello no siempre hacen falta recursos económicos. Lo que no puede faltar es implicación en tu proyecto y saber trabajar la creatividad para lograr mejores ideas, y esto se puede hacer aun en tiempos de crisis.

Si te dedicas a la comunicación, social media o community management tendrás que enfrentarte, a diario, con toneladas de información y recursos a los que el público puede acceder en todo momento. Es cierto que ahora disponemos de herramientas con las que difundir nuestro contenido a lo largo y ancho del planeta, pero no es menos cierto que esto funciona así para todos, para ti y para tu competencia. Por eso, la creatividad es ahora más importante que nunca ya que, bien trabajada, nos puede hacer llegar muy lejos. Disponer de recursos es una ayuda, qué duda cabe, pero si hay ideas originales se tiene casi todo el camino andado.

Decía Einstein que “en momentos de crisis, la creatividad es más importante que el conocimiento”, y, en mi opinión, no se puede negar que sea así. En un panorama de estancamiento económico como el actual, a muchos les puede parecer que la falta de recursos puede parar cualquier proyecto innovador. Sin embargo, no siempre es así y cuando la idea es buena los medios no son tan necesarios. Hace poco hablábamos del spot de coca cola, que se basaba simple y llanamente en una buena idea.

La importancia de las buenas ideas

Los creadores del vídeo tuvieron una buena idea, nada más (y nada menos). Steve Jobs veía lo que los demás no podían intuir, como Einstein y como tantos otros creadores a lo largo de la historia. Con esto no quiero decir que lanzar una campaña de comunicación, publicidad o marketing creativo sea similar a enunciar la teoría de la relatividad, pero el principio sí es el mismo: ser creativo implica buscar (y encontrar) nuevas formas de ver, entender, representar o describir el mundo. Se trata de ideas especiales, acertadas. Diferentes, en definitiva.

¿Está esto al alcance de cualquiera? Aunque parezca que es algo reservado a unos pocos elegidos, la creatividad se trabaja, se modela, se puede controlar… y para eso no hace falta dinero. Es cierto que no todos tenemos las mismas capacidades, pero en principio todos podemos ser más creativos de lo que probablemente pensamos.  Para Steve Jobs, la creatividad surgía al sintetizar y conectar ideas y experiencias anteriores, reconociendo que para lo importante haber tenido esas ideas y experiencias en algún momento y saber reconocerlas e identificarlas.

Para tener una buena idea hay que leer, inspirarse, empaparse de sensaciones y pensamientos, ya sean propios o ajenos. Lo importante es integrarlo, porque no se puede escribir si no se ha leído, ni se puede dibujar si no se ha pensado. Nuestra cabecita almacena mucho más de lo que podemos imaginar, y sabe cómo recuperarlo en caso de que así lo necesitemos. Por ello, si asentamos una buena biblioteca creativa en nuestra cabeza, podemos echar mano de ella en cualquier momento. Y esto, hoy más que nunca, es gratis.

Como siempre digo, lo más importante es que pienses lo que quieres decir. Es básico. A veces la inspiración surge de forma espontánea y se adapta a lo que queremos, pero no podemos esperar que esto vaya a pasar siempre por casualidad. Piensa en el concepto o idea que quieres transmitir, interiorízala y dale todas las vueltas que creas necesario. Al fin y al cabo, se trata de encontrar una forma creativa de decir algo que es concreto, así que saber qué es este “algo” te allanará bastante el camino.

También funciona ignorar lo que nos preocupa. Todos hemos visto, en alguna ocasión,  que desconectar es lo mejor. Dedicarse a otra tarea no implica dejar de pensar en el problema que queremos resolver, aunque se aborda desde una perspectiva menos consciente y, por lo tanto, más creativa. De nuevo, un punto que se puede conseguir sin dedicar apenas recursos.

Otro aspecto básico es  perder el  miedo al inconformismo, a retocar continuamente: los grandes artistas no suelen estar satisfechos con la primera versión de su obra, por lo que retocan una y otra vez hasta alcanzar el resultado deseado. No ver el fin a tu obra revela inquietud creativa.

No temas volver al pasado, a ideas antiguas, apuntes de hace años o, incluso, obras que ya existen. La creatividad es innovadora pero tiene un gran componente de tradición. En otras palabras, hay que conocer la tradición para poder innovar. Ya que nos movemos en el terreno del low cost, puedes aprovechar para reciclar, ya se trate de ideas, materiales o recursos de cualquier tipo. Si tienes dudas, fíjate en el auge de lo retro y lo vintage, que demuestran que volver al pasado y adecuarlo al presente no tiene por qué resultar pasado de moda sino todo lo contrario: te puede ayudar a tener esa idea que te lanzará directo al éxito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: